lunes, 15 de febrero de 2016

CRISTINAS DE NATA Y YEMA TOSTADA

Hoy os traigo por aquí una receta exquisita.  Eso sí bien llenita de calorías,pero que vienen muy bien para estos días de intenso frío,  lluvias, nieve y viento.  Un buen desayuno para comenzar bien el día o una rica merienda para hacer una pausa por la tarde, sobre todo si hemos tomado un almuerzo ligero, caso de muchos de los que trabajamos en jornada continua.  Así que para reponer fuerzas y darnos un pequeño capricho esta rica receta

CRISTINAS DE NATA Y YEMA TOSTADA
Ingredientes para 15 piezas de 70 gr. aproximadamente
Para la masa
250 gr. de harina floja                       
250 gr. de harina fuerte
150 gr. de leche                                                
2 huevos
100 gr. de azúcar                                         
60 gr. de mantequilla
5 gr. de sal                                                  
35 gr. de levadura  fresca de panadería
5 gr. de mejorante panario (opcional) 
Para el relleno                        
1 litro de nata para montar  bien  fría
225 gr. de azúcar glas 
Para la yema tostada
6 yemas
125 gr. de azúcar
½ dl de agua
un poco de azúcar granillo para quemar con la pala o con el soplete de cocina
Preparación: En el bol de la amasadora o en un bol cualquiera, si la vamos a hacer a mano, poner las dos clases de harina, la leche, los huevos, el azúcar, la pasta de naranja, el mejorante si se usa y la levadura.  Amasar hasta obtener una masa lisa y homogénea, entonces añadir la sal y la mantequilla y volver a amasar.  Una vez amasada de nuevo, tapar y dejar fermentar en bloque a temperatura ambiente o en la nevera hasta el día siguiente.  Pasado el tiempo, pesar porciones de 65-70 gramos y bolear. Reposar las bolas tapadas durante 15 minutos y aplanar con la mano o con un rodillo. Pincelar con huevo y colocar en bandeja de horno forrada con papel.  Dejar fermentar hasta que doblen su volumen.  Entonces cocer en el horno a 190º C durante 15 minutos, eso depende de los hornos.  Retirar del horno y dejar enfriar totalmente sobre rejilla.   Montar la nata que deberá estar bien fría y cuando esté a medio montar añadir el azúcar glas.  terminar de montar, poner en manga pastelera con boquilla rizada gruesa y dejar en la nevera hasta el momento de utilizarla.  Cuando las cristinas estén frías, abrir con un cuchillo de sierra, rellenar con abundante nata. Para hacer la yema poner a cocer el agua con el azúcar, hasta que hierva el almíbar 2-3 minutos. El almíbar lo dejamos enfriar y cuando ha reposado un poco lo vertemos sobre las yemas sin dejar de remover. Esta mezcla se cuela y se vuelve a poner en el cazo para cocerla. Es muy importante no dejar de remover para evitar que se pegue. Cuando ya tenga la textura deseada, retirar del fuego y extender sobre la superficie de las cristinas La yema se extiende mejor en caliente.  Luego poner las tapas del revés, de forma que la parte lisa quede arriba. y cubrir con una ligera capa de yema confitada. Salpicar con azúcar granillo y quemar con el soplete o con la pala de quemar.  Procurar que quede doradita la yema pero no quemada.  Dejar enfriar y colocar cada una de las tapas sobre la nata, evidentemente poniendo la capa de la yema hacia arriba  Reservar en la nevera, aunque a la hora de comerlas habrá que sacarlas un ratito antes para que la masa y todo el conjunto estén a la temperatura optima de degustación 

4 comentarios:

laura dijo...

Con recetas así de buenas merece la pena saltarse la dieta e ingerir unas buenas calorías ;), y como dices, para el frío nos va a venir hasta bien. Un beso!

www.laurillafondant.blogspot.com

Mi toque en la cocina dijo...

Menuda pinta!!
Un besito desde Las Palmas!

Montse Alonso dijo...

Menuda pinta tienen¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Postres y otras delicias dijo...

Hola!
Muy bueno el articulo es algo que no conocíamos...
Postres deliciosos