miércoles, 20 de febrero de 2008

No puede faltar: la pasta choux


Ahora os quiero dejar la receta de una pasta que no puede faltar en el mundo de los dulces, aunque también puede combinarse perfectamente con ingredientes salados para dar lugar a delicados aperitivos: la pasta choux, con la que se elaboran los bocaditos de nata, crema o trufa, los chocolateros, los palos catalanes, el París Brest, el croquembouche o la tarta Saint Honoré, entre otras delicatessen.

Facil, sencilla, delicada y ligera

También puede freírse dando como resultado los exquisitos buñuelos de viento tan propios de la fecha de Todos los Santos.

PASTA CHOUX
Ingredientes para unos 35 bocaditos aproxidamente:
¼ litro de agua
1/4 litro de leche
50 gr. de azúcar
300 gr. de harina
150 gr. de mantequilla
7 huevos
10 gr. de sal
un trozo de corteza de limón (le da un aroma especial)


Preparación: Calentar la leche con el agua, la sal, la corteza de limón, la mantequilla y el azúcar. Cuando rompa el hervor retirar la corteza de limón y añadir de golpe la harina; mantener a fuego muy suave y trabajar unos minutos hasta que la mezcla esté fina y se desprenda de las paredes del cazo. En este punto retirar del fuego y agregar los huevos de uno en uno, de manera que hasta que no esté bien incorporado uno no se agrega el siguiente. Una vez incorporados todos los huevos, llenar con la masa una manga pastelera en la que habremos puesto una boquilla gruesa rizada y poner sobre placa de horno forrada con papel , porciones del tamaño de una nuez pequeña. Cocer en el horno a 180º-190º C hasta que estén dorados e inflados. Dejar enfriar y una vez fríos listos para utilzar. Antes de sacarlos del horno es bueno tenerlos unos momentos con la puerta entreabierta, de esta forma quedan más crujientes. Una vez fríos y sin rellenar se pueden congelar. En algunas recetas aparece como líquido sólo agua, pero con mitad agua y mitad leche quedan mucho más finos.