miércoles, 4 de julio de 2018

TARTA SACHER PARA UN CUMPLEAÑOS DE VERANO

Hace ya unos años que me encargan esta tarta Sacher para un cumpleaños de verano.  Tiene algunas particularidades y es que yo siempre hago el bizcocho con mitad harina y mitad almendra molida, pero en esta ocasión no le puedo poner ningún fruto seco, porque una de las personas que disfruta de esta tarta es alérgica. En segundo lugar la tarta Sacher o Sachertorte no lleva adorno alguno, pero como la ocasión es especial yo le hago un vestido de fruta fresca veraniega y muy refrescante que hace que esta tarta sea, creo yo, más exquisita todavía y un poco más espectacular. Hago mermelada casera de albaricoque y la tarta como pesa un poquito y para que no se estropee la pego con un poco del glaseado de chocolate a una base gruesa.   Espero que os guste     


TARTA SACHER PARA CUMPLEAÑOS DE VERANO
Ingredientes para 8 -10 personas
Para el bizcocho:
6 huevos grandes
175 gr. de cobertura negra
150 gr. de harina
175 gr. de mantequilla
175 gr. de azúcar
10 gr. de impulsor o levadura química
un pellizco de sal
un pellizco de canela molida
Para el relleno y la cobertura:
500 gr. de mermelada casera de albaricoque
350 gr. de cobertura negra
75 gr. de mantequilla
50 gr. de nata líquida de la de montar
Para el adorno
Motivos de chocolate
Cerezas 
Frambuesas
Hojitas de menta o hierbabuena
Unas pizquitas de oro comestible. 

Preparación: Para hacer el bizcocho batir la mantequilla con el azúcar hasta que esté cremosa, entonces agregar de una en una las yemas de los huevos, sin dejar de batir. Seguidamente añadir el chocolate fundido y luego la harina tamizada mezclada con la canela y la levadura química o impulsor. Batir las claras de huevo a punto de nieve con el pellizco de sal y cuando estén añadir a la preparación anterior 1/3 de las claras y remover con energía, luego añadir el resto, haciéndolo esta vez con movimientos envolventes.  Engrasar un molde redondo de unos 22 cm. de diámetro y verter en él la mezcla de bizcocho.  Cocer en el horno a 180º C durante 30-45, depende de los hornos, o hasta que al pincharlo con una aguja, ésta salga limpia. Reposar 10-15 minutos, desmoldar y dejar enfriar sobre rejilla boca abajo.  Cuando esté frío cortar en tres discos. En dos de ellos se pone una capa de mermelada de albaricoque, reconstruir el bizcocho y dar una fina capa de mermelada triturada por la superficie y los laterales. Dejar reposar en le nevera al menos media hora.  Mientras tanto preparar el glaseado fundiendo el chocolate al baño María con la nata líquida y la mantequilla. Una vez fundido y templado, sacar la tarta de la nevera y glasearla, dejando que caiga por sí misma, sin tocar para nada la superficie. Para glasear bien es necesario que esté templado y no caliente . A continuación dejar en la nevera que se solidifique y una vez bien solidificado adornar al gusto, con todos los elementos indicados. 

Ah, por cierto, la mermelada la pongo con trocitos para el relleno, pero luego trituro el esto para que la capita previa al glaseado de chocolate quede muy fina y sin tropezones.  

1 comentario:

Pilar dijo...

Hola Tarta, cuanto tiempo!!!. He estado algunos meses alejada de mi blog debido a otras ocupaciones, ahora con todo el verano por delante estoy intentando ponerme al día con vuestras recetas, me ha hecho mucha ilusión reencontrarte y ver que sigues haciendo maravillas. Esta Sacher vestida de fiesta es una pasada, seguiré visitaándote y aprendiendo contigo. Un besote