martes, 3 de mayo de 2016

TARTA CAPUCHINA

Una receta tradicional cuyo origen,  como muchos de los dulces tradicionales de nuestro país,  se encuentra hace muchos siglos en los conventos de monjas que con tanta sabiduría  creaban recetas espectaculares con pocos y sencillos ingredientes, igual que las yemas, el tocino de cielo... y muchos otros.  Además es un maravilloso postre perfectamente indicado para el mundo sin gluten.  










TARTA CAPUCHINA
Ingredientes
Para el bizcocho:
.8 yemas de huevo
1 huevo
40 gr. de almidón de maíz
Para el almíbar de calar:
200 gr. de azúcar
150 gr. de agua 

1 cucharada de glucosa (es opcional)*
Para la crema de yemas:
6 yemas de huevos
120 gr. de azúcar
150 gr. de agua
Para adorno final
azúcar glas


Preparación: Batir las yemas y el huevo entero con varillas eléctricas hasta que tripliquen su volumen,  de 8 a 10 minutos.  Una vez que tengamos bien montada la mezcla paramos la máquina y le añadimos poco a poco el almidón de maíz, previamente tamizado y mezclar con movimientos envolventes.  Seguidamente verter la mezcla en un molde debidamente engrasado y preparado el fondo con un círculo de papel de horno.  Preparar un baño maría con agua caliente y , hornear de 20 a 25 minutos a 180ºC  grados comprobando la cocción pinchando con un palillo si sale limpio ya lo tendremos bien hecho.  Sacar entonces el bizcocho del horno y dejar en su propio molde  Hacer el almíbar con el agua, la glucosa y el azúcar y dejar que cueza de 4 a 5 minutos desde que comience a hervir.  En ese momento retirar del fuego y esperar a que esté tibio.  Pinchar el bizcocho por toda la superficie y regar con el almíbar  poco a poco hasta echarlo  todo.  Cuando este frio tapar con papel film y dejar reposar durante 12 horas o de un día para el otro a temperatura ambiente.  Lógicamente si hace mucho calor lo dejaremos en la nevera.  Para hacer la yema.  Ponemos a hervir el agua con el azúcar, esta que hierva el almíbar a hebra floja, 3 minutos.  Por otro lado, separaremos las yemas de las claras. Las claras las guardaremos en el congelador, para mejor ocasión, y las yemas las romperemos. El almíbar cuando esté hecho dejar entibiar y seguidamente mezclar con las yemas partidas sin dejar nunca de remover.  Esta mezcla se cuela y se vuelve a poner en el cazo para cocerla. Es muy importante remover para evitar que se pegue en los cantos. Cuando ya tenga la textura deseada, retirar del fuego y dejar que se enfríe un poco.  Desmoldar el bizcocho y lo colocamos en la bandeja de servir, le repartimos bien la crema de yemas por encima cuando este aún algo caliente porque así nos resulta mucho más fácil distribuirla uniformemente.  Dejar unas horas en la nevera.  Repartir por encima de la tarta una capa de azúcar glas generosa y le marcamos las típicas líneas de azúcar quemado con un quemador dando forma de rombos y si no disponemos de quemador las podemos hacer con una brocheta de metal calentada sobre el fuego de gas.  Yo como no tengo quemador de rombos ni gas he decorado mi capuchina de otras formas. Queda genial.

* La glucosa ayuda a que no se cristalice el azúcar al hacer un almíbar, caramelo...etc


2 comentarios:

Momo45 dijo...

Al ver la tarta tan apetecible me la he anotado para hacerla y he visto que en la preparación hablas de glucosa pero no está entre los ingredientes. Puedes especificar si lleva, o no, y la cantidad?
Muchas gracias y felicidades

Montse Alonso dijo...

Qué rico¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡