sábado, 27 de septiembre de 2014

Desafío Septiembre Daring Bakers: Kolache, un dulce tradicional y muy popular en le República Checa



The September Daring Bakers’ challenge was brought to us by Lucie from ChezLucie. She challenged us to make a true Czech treat –Kolaches!





Para este mes de septiembre en el que de nuevo muchos blogs se ponen en marcha y otros comienzan a encender los hornos más a menudo que en verano, Daring Bakers y su anfitriona Lucie nos proponen  elaborar el Kolache o Koláče, un dulce originario de la República Checa y que admite muchas variantes.  Yo lo he hecho con crema de queso y guindas o frutos rojos.  Es tanta la importancia que tiene el Kolache o Koláče para los checos que se presentó como el dulce típico de su país, cuando en el año 2006 y, por iniciativa de Austria,  que en ese momento regentaba la presidencia de la Unión Europea, se celebró el evento cultural denominado Café Europa, donde se mostraba en distintos cafés de los países miembros lo mejor de su repostería.

KOLACHE

Ingredientes para 8-10 personas:
Para la primera masa

200 gr. de harina fuerte

40 gr. de levadura fresca de panadería
¼ litro de leche (250 c.c.)
Para la segunda masa
300 gr. de harina fuerte
100 gr. de azúcar
100 gr. de mantequilla
1 ó 2 huevos, según tamaño
2 gr. de sal
Un poco de corteza de limón rallada
Para el relleno
400 gr. de queso fresco para untar o de requesón (lo que se prefiera)
70 gr. de leche
30 gr. de harina floja
150 gr. de azúcar
Cáscara de limón rallada
Para el adorno y final
Huevo batido
Cerezas, guindas, frutas rojas al gusto o un poco de mermelada de frutos rojos

Preparación: Mezclar en un bol los ingredientes de la primera masa. Mezclar bien y dejar que repose hasta que fermente en un lugar cálido y sin corrientes de aire. Mientras tanto fundir la mantequilla indicada para la segunda masa y mezclar con los huevos, el azúcar, la sal y la cáscara de limón rallada. Una vez bien mezclado añadir a la masa anterior ya fermentada y agregar los 300 gr. de harina indicados. Amasar bien y dejar reposar una hora bien tapada. Pasado este tiempo, volver a amasar para desgasificar la masa y formar 16 ó 20 bolas del mismo tamaño. Ir colocándolas en una bandeja de horno forrada con papel y dejar que fermenten de nuevo durante media hora en lugar templado y sin corrientes de aire o hasta que doblen su volumen.  Mientras tanto en un bol batir el queso con la leche, la harina floja, el azúcar y la cáscara de limón rallada. Cuando ya esté hecho el relleno poner 1 cucharada encima de cada bola, haciendo un pequeño hoyo y dejar que vuelvan a subir,.  Luego con cuidado poner unas guindas, unas frutas rojas al gusto o un poco de mermelada, pincelar con huevo y cocer en el horno a 180º C durante unos 30 minutos, o hsta que estén dorados.  Depende de los hornos. Una vez hechos, dejar enfriar sobre rejilla y listos para comer. El relleno puede ser muy variado, este es sólo un ejemplo, ya que admite todo tipo de frutas, otras cremas…etc. También se le pueden poner grumos, streusel o migas A partir de la masa base y los grumos o streusel se pueden hacer un millón de combinaciones


2 comentarios:

Montse Alonso dijo...

Ummmmm que bueno tiene que estar¡¡¡¡¡

Olga Riofrio dijo...

Se ven deliciosos.