jueves, 20 de marzo de 2008

Tarta tatin y su pequeña historia


La tarta Tatin es un postre popular de la zona de Orleans, y como todos los platos tradicionales, tiene su historia particular. El nombre de la tarta proviene del apellido de sus creadoras, las hermanas Tatin que tenían un hotel-restaurante, herencia de su padre, en Lamotte-Beuvron, restaurante que todavía existe. La tarta tuvo su origen según cuenta la historia hacia 1889 cuando por despiste de una de las hermanas, Stephanie, la otra hermana se llamaba Caroline, se le cayó al suelo y volvió a colocar todo en el molde, pero del revés y fue de nuevo al horno, con un resultado inesperado. Parece ser que ya sin despiste ni equivocación fue a finales del XIX o principios del XX cuando la hacen por primera vez en el restaurante Maxim’s y a partir de ahí la fama de la tarta asegurada. No deja de ser una tarta invertida de hojaldre y fruta de las que ya se hacían en la zona de Sologne. Historia, leyenda y verdad se mezclan para crear un postre sencillo pero sabroso y famoso. Hoy día ya no sólo se hace tatin de manzana, sino otras frutas como albaricoque, pera y por qué no de mango.


TARTA TATINIngredientes para 6 personas (un molde de unos 24 cm. de diámetro)
1 kilo de manzanas golden o reinetas (yo prefiero las golden)
150 gr. de mantequilla
150 gr. de azúcar
250 gr. de masa de masa de hojaldre congelada o refrigerada *
1 huevo
1 limón
1 cucharada sopera de agua

Preparación: Hacer un caramelo dorado, poniendo el azúcar al fuego en el molde donde se va a hacer la tarta con el agua y unas gotas de limón. Mientras tanto pelar las manzanas, cortarlas en octavos y rociar con unas gotas de limón. Ya hecho el caramelo, colocar los trozos de manzana dentro del molde y esparcir por encima de la fruta trocitos de mantequilla. Hornear la manzana así preparada durante 15 minutos a 185ºC. Pasado este tiempo, cubrir la fruta que estará a medio cocer, con la masa de hojaldre, metiendo un poco los bordes de la mas para recoger bien la fruta, pincelar con el huevo batido y hornear 15-20 minutos más, hasta que se cueza el hojaldre. Una vez hecha, dejar reposar unos momentos, volcarla como si se tratase de un flan en una fuente o plato dejar reposar unos minutos y servir calentita con nata montada poco azucarada y bien fría o con crema inglesa también fría. También está muy buena con helado de vainilla por el contraste de temperaturas que podemos crear con la tarta casi caliente y el frío del helado.
Si alquien quiere hacer el hojaldre en casa: aquí

2 comentarios:

MARISA o famalap dijo...

Interesante historia...no la conocía. Me hace gracia cómo muchas veces fruto de un error surge un gran triunfo!!!
Excelente tarta...pero creo que a este paso no voy a dar abasto...uf!!! ¿Os coméis todo?

tartasacher dijo...

La verdad es que en la cocina y en la pastelería hay muchas pequeñas historias encnatadoras que es bonito conocer. Gracias por venir a mi blog. Un besazo