viernes, 28 de marzo de 2008

Recuerdos. Panecillos suizos



Me acaba de escribir un correo un amigo suizo. Qué recuerdos tan bonitos tengo de ese bello país, al que tantas veces he tenido que viajar por motivos personales. Siempre ha quedado en mí, a pesar de que los viajes no eran precisamente de placer, recuerdos maravillosos. Recuerdos de olores y sabores que nunca antes había apreciado y que hoy tengo muy presentes en mi memoria. Es mi segunda patria, si tuviera que ir a vivir a algún otro sitio, sin duda elegiría ese pequeño país donde he pasado momentos muy amargos, pero también muy felices y al final lo que queda es lo bello, los dulces recuerdos. Lo demás se olvida. Menos mal.

Presento estos panecillos en la Ronda del blog de Joy Joy of Desserts

PANECILLOS SUIZOS
Ingredientes para unos 25 panecillos:
250 g harina integral
750 g harina fuerte
22 gr. de sal
40 gr. de levadura instantánea de panadería
2 cucharadas de miel
75 gr. mantequilla
1/2 litro de leche
huevo batido para pincelar al final

Preparación: Amasar todo en el bol de la batidora con el accesorio de amasar, llamado también “rabito de cerdo”, hasta lograr una masa elástica. Con las batidoras de dos brazos, con su correspondiente accesorio también se hace muy bien o con la Thermomix. Una vez hecha la masa poner en un bol, tapar con un paño limpio y dejar reposar hasta duplicar su volumen, durante 1 hora aproximadamente. Formar porciones de 75 gramos, boleando bien. Pincelar con huevo batido y marcar (¡no cortar!) con el dorso de un cuchillo, justo en el centro del panecillo. Fermentar durante unos 30 minutos en un lugar cálido y con un poco de humedad. Seguidamente una vez fermentados pincelar por segunda vez con huevo batido y cocer a 200º C. durante 15- 20 minutos.

Cada uno sabe mejor que nadie cómo funciona su horno, por lo que temperaturas y tiempo son un poco orientativos.

Son deliciosos para desayunar o merendar acompañados de mantequilla, alguna buena confitura y una rica taza de café con leche o para los niños un buen vaso de leche o de zumo y para aquellos que no toleran la lactosa con leche de soja que cada vez va siendo mejor.

Como se pueden congelar, merece la pena hacer esta cantidad, luego dejar descongelar a temperatura ambiente y están como recién hechos, sobre todo si los metemos un momento en el horno caliente pero apagado.


6 comentarios:

Akane dijo...

Ains, me has traído el recuerdo de muchos momentos, sabores, olores, risas, y muchas muchas sensaciones que siempre me invaden cuando alguien nombra algo relacionado con Suiza :)
Por desgracia cuando yo voy lo hago sólo como visitante ocasional, pero hay que ver cómo adoro ese pequeño país donde tengo la mitad de mi familia.

Y qué buena pinta tienen los panecillos!

Un saludo

tartasacher dijo...

Gracias Akane. Yo siento lo mismo. tuve que viajar muchas veces allá por motivos personales y es un país al que quiero y en el que me siento como en casa. Lo he recorrido casi todo, pero le tengo especial cariño a la ciudad de Zürich. Siempre deseo volver a ella. Me alegra que nos una este sentimiento y que me hayas visitado. Yo allí no tengo familia, pero sí un gran, gran amigo. Besos

Natashya dijo...

Very pretty rolls. Good work!

zorra dijo...

que melancólica! :-)

Norma dijo...

QUE PAN SE VE EXQUISITO QUE ACABDO REALMENTE ESTE PAN ME A DEJADO BOCA ABIERTA POR LO DELICIOSO QUE SE VE ME GUSTA LA RECETA TE FELEICITO POR TU BLOG ESTA BUENISIMO

DANNA Z dijo...

CUAL ES LA HARINA FUERTE?