domingo, 23 de marzo de 2008

Mi versión de las fresas con nata


Ya están aquí las fresas y con un poco de allí y un poco de allá, mi particular versión de las fresas con nata. La verdad es que compré unas fresas y las que estaban más maduras las he utilizado para esta rica tarta de mousse de nata con glaseado de puré de fresas. Las otras deliciosas y
muy perfumadas ya para comerlas solas o para otros dulces que pronto iré poniendo.


TARTA DE MOUSSE DE NATA Y GLASEADO DE FRESAS
Ingredientes para 6 personas
Para la mousse y base
1 base de bizcocho (puede ser genovesa o Viena o si se quiere comprado hecho)
7 hojas de gelatina sin color ni sabor
¾ litro de nata líquida para montar
1 dl. de leche
200 gr. de azúcar glas
un poco de almíbar ligero para el bizcocho

Para el glaseado y presentación
300 gr. de fresas maduras
150 gr. de azúcar glas
3 hojas de gelatina sin color ni sabor
½ dl. de agua
el zumo de medio limón

12 ó 18 fresas enteras y en su punto

Preparación: Remojar las 6 hojas de gelatina en agua fría durante 10 minutos y luego diluir en la leche caliente y reservar. Montar la nata con el azúcar de forma que quede semimontada y mezclar con la leche y la gelatina. Reservar en frío para que vaya cogiendo cuerpo. Pincelar el bizcocho con el almíbar ligero al que se le puede agregar algún licor al gusto, siempre que no lo vayan a tomar niños. Colocar la base sobre una bandeja dentro de un aro de pastelería o molde sin base. Verter seguidamente la mousse de nata y dejar un poquito de espacio para el glaseado de fresas. Una vez hecho esto dejar en la nevera. Mientras tanto remojar las tres hojas de gelatina indicadas para el glaseado en agua fría. Calentar el medio decilitro de agua con el zumo de limón y diluir en él el azúcar. Una vez caliente fundir las tres hojas de gelatina y mezclar con el puré de fresa. Cuando ya esté frío y la mousse de nata solidificada, repartir por toda la superficie una buena capa de glaseado de fresa y dejar en la nevera hasta el momento de servir. Adornar al gusto o poner emplatado con un poco de salsa inglesa y las fresas cortadas en forma de abanico. Se puede hacer sin base de bizcocho o bien se puede sustituir la harina que se emplee en su preparación por almidón de maíz o fécula de patata. Si se desea también se pueden hacer individuales. Si se quiere dar más esponjosidad a la mousse se pueden añadir 2 ó 3 claras pasteurizadas montadas a punto de nieve con 50 gr. de azúcar glas.

3 comentarios:

Gloria dijo...

Esta tarta se ve riquísima me encantan las fresas, Gloria

tartasacher dijo...

Gracias Gloria:
Ahora que estamos en temporada yo las empleo mucho y según su estado de maduración para una u otra cosa. A veces me invento los postres sobre la marcha y me cuesta dejar una receta exacta.

Un beso

Tartasacher

Caminarsingluten dijo...

Estupenda versión y magnífica presentación, por no decir lo riquísma que tiene que estar.

Besotes,

Ana y Víctor.